Manejar (mejor) los cambios de una bicicleta.

Hoy quería hablar un poco sobre como utilizar los cambios de una bicicleta, basándome un poco en la propia mecánica de la bicicleta así como en mi experiencia personal. No está de sobra decir que es un apartado de la bicicleta que conviene saber manejar bien para conseguir rodar de la manera más adecuada, optimizando los componentes y alargar su duración evitando rupturas y/o averias.

Voy a hacer una pequeña exclusión, aquellas bicicletas, generalmente de carretera, que montan doble plato, no requieren casi ninguna explicación ya que, se supone que cualquiera de los dos platos puede usarse indistintamente con cualquiera de los piñones; aún así, en mi experiencia personal, yo nunca he utilizado, ni utilizaré, el plato más grande con el piñón más grande, ni el plato pequeño con el pequeño, si existen relaciones de marchas intermedias similares ¿para qué cruzar totalmente la cadena?.

Conviene recordar que cuanto más se cruce la cadena más posibilidades hay, entre otras averías, de rotura de la misma por el efecto que produce la tensión sobre la misma.

En el caso de que montemos un tripe plato, la cosa es algo más compleja pero, siguiendo el razonamiento del párrafo anterior, podríamos utilizarlos de las siguientes maneras.

  • Plato Grande: Con los tres piñones más pequeños.
  • Plato Mediano: Con todos los piñones excepto los de los extremos (yo suelo desechar con este plato dos en vez de uno a cada lado, esto es. No utilizo los dos más pequeños ni los más grandes).
  • Plato pequeño: Con los tres piñones más grandes.

Para ello, claro está, conviene tener los cambios perfectamente ajustados, y, por experiencia personal, que lo haga un profesional de confianza, que nos va a cobrar muy poco y una averia puede arruinarnos una salida y, al final, gastar más en reparaciones.

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Categorias