Limpiar sencillamente la cadena de la bicicleta.

Una correcta lubricación y limpieza de la cadena de la bicicleta es uno de los mantenimientos básicos que deberemos realizar en nuestra bicicleta de una manera frecuente para salvaguardar la integridad de los componentes, ya que, el perfecto estado de este elemento de la transmisión, no solo aumentará su longevidad, sino que además prolongará la vida de los piñones y los platos.

Dicen los más puristas que la cadena hay que limpiarla de manera manual, eliminando el lubricante antiguo y los restos de polvo, barro, etc… aplicando un líquido desengrasante y despues con un cepillito, frotando cuidadosamente… y luego con un trapo para eliminar los restos y secar…. vamos, un trabajo de chinos.

Y lo peor es no hacerlo, estaremos acortando la duración de todos los elementos de la tranmisión, lo que nos provocará averias como son roturas de cadena, deterioro de los dientes de los piñones y los platos, que nos derivará en problemas de cambios de velocidades; para acabar teniendo que sustuir, de manera prematura, todos estos elementos, lo que supondrá un gasto económico considerable.

Aún así, hay maneras más sencillas de hacer la limpieza, el otro día en Amazon encontre un práctico aparato limpiador de cadena por menos de 8 € (puedes verlo aquí). A pesar de su aparente fragilidad me decidí a comprarlo, para ver su funcionamiento, y la verdad es que de una manera sencilla, en un par de minutos la cadena estaba limpia y brillante.

limpiador

El limpiador de cadenas, como veis en la imagen superior, es de plastico semitranparente, con unos rodillos por los que se colocará la cadena (tranquilos que se desencaja la parte superior para acoplarlo correctamente) y ua pequeña asa para sujetarlo mientas realiza su funcion.

Su operativa es muy sencilla: se abre la parte superior, dentro se coloca agua con jabon, desengrasante… o con lo que deseeis limpiarla (agua con jabon de los platos os puede valer), se coloca en la parte inferior del paso de la cadena (que quede colgando) se pone la tapa y se sujeta con la mano. Tiempo estimado de colocación unos 30 segundos.

limpiador 3

Despues solo nos queda dar pedales hacia atrás, el movimiento de la propia cadena provocará su fricción con los rodillos empapados en el líquido, en menos de dos minutos (salvo que no la hayais limpiado en mucho tiempo) la tendreis, limpia y brillante. Acordaos de colocar un cartón debajo, ya que derramará algo del líquido en el exterior.

Una vez limpia, desmontais el limpiador y, con un trapo seco secais la cadena moviendo los pedales hacia atrás mientras que con el trapo la “abrazais”, con un par de vueltas de cadena es suficiente.

Y por ultimo volveis a engrasarla, como siempre, siendo generosos con el lubricante (mantened el cartón debajo para no marchar el suelo) y, preferiblemente por la parte interior de la cadena, para que parte del lubricante proteja del roce contra los dientes.

Como veis, con este aparatito cuesta muy poco tenerla limpia y brillante.

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Categorias