Comprar una bicicleta de segunda mano.

cartoon-bicycle-7Hemos decidido que ya es la hora de comprar una (u otra más) bicicleta, pero nuestro presupuesto está un poco ajustado para comprar aquellos modelos nuevos con todas las mejoras que nosotros deseamos, una opción para comprar una buena bicicleta puede ser acudir al mercado de segunda mano, donde nos podemos encontrar verdaderas ofertas de bicicletas seminuevas o muy poco usadas, y algunas de ellas con muy poca antigüedad.

Y es que, ¿quien cambia o vende su bicicleta de segunda mano?: quien no la usa porque no puede, porque ha sido un antojo… y la tiene almacenada ocupandole espacio, o el que se ha encaprichado de una de la última gama y la ha sustituido por ella (hay más de los que creeemos). El caso es que, dependiendo de lo que busquemos, puede ser que encontremos algo que nos satisfaga, o a lo que podamos hacer pequeñas y baratas mejoras para adecuarlo a lo que buscamos y por mucho menor precio que si fuera nuevo.

Pero claro, a la hora de comprar una bicicleta de segunda mano, debemos de mirar bien y no dejarnos fiar unicamente por la apariencia exterior, es más, hay otra serie de apartados a los que debemos de prestar atención para no llevarmos una sorpresa, por ejemplo:

  • El cuadro: hay que comprobar que no tiene abolladuras o fisuras (las picaditas en la pintura y los arañazos solo indican que se ha usado, no deberían ser importantes), y, si el cuadro no es de carbono revisar las soldaduras y las esquinas en busca de desperfectos. Nota: El cuadro hay que revisarlo por completo.
  • Los cambios: hay que probarlos, todos los platos y piñones que traiga, siempre intentando no cruzar la cadena, y si es movimiento, aplicando fuerza en los pedales, mejor, debemos de detectar ruidos en el cambio o chasquidos durante el pedaleo.
  • Los frenos: hay que comprobar su eficacia, tienen que detener la bicicleta y, cuando no se utilizan, no rozar sobre la llanta o disco, ofreciendo resistencia. Conviene preguntar cuando se ha cambiado los cables, o las zapatas, de cara a prever posibles mantenimientos.
  • Las ruedas: No conviene prestar mucha atención a los neumáticos, ya que son elementos de facil sustitución, si a las llantas, que esten bien centradas, que no tengan abolladuras (se comprueba haciendolos girar en el aire observando su desplazamiento) y que no tengan ningún radio roto.
  • La horquilla: si es MTB lo que estas mirando conviene revisar el funcionamiento de la horquilla, comprobando que funciona el bloqueo, y que desbloqueada funciona correctamente. Si es de gama media-alta, pregunta cuando se le ha hecho el último mantenimiento.

El resto de elementos: manillar, sillín, luces y neumáticos, son accesorios de facil sustitución, por lo que no aconsejo prestarle tanto cuidado como a los otros elementos.

Lo aconsejable, siempre, es que pruebes la bicicleta andando un rato sobre ella, para ello solo hace falta un poco de espacio como un aparcamiento de un hipermercado o un parque público.

Recuerda que cualquier leve desperfecto en los cambios, los frenos o las ruedas se puede reparar en cualquier taller, por lo que, si aún así la bici te gusta puedes intentar negociar una rebaja del precio, pero, si es el cuadro el que tiene desperfectos, mejor no comprarla, ya que su reparación y/o sustitución puede ser que haga que no merezca la pena.

Con esto ya deberías saber como proceder a la hora de comprar una bicicleta de segunda mano, ¿se te ocurre algo que que mirar?, puedes añadirlo en los comentarios…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Categorias