Reparar la rosca del portabidones de la bici.

Cuando el cuadro de nuestra bicicleta va cumpliendo años, suele pasar que las roscas de los tornillos de los portabidones van cediendo el agujero y acaban por soltarse por la holgura que acaban cogiendo. Con tan mala fortuna que, al estar el agujero cedido, cada vez que ponemos los tornillos y tras hacer el gesto de coger el botellín para beber agua, este se vuelve a soltar, sobre todo con terrenos bacheados, cuando el traqueteo lo facilita aún más. El resultado es que nos acabamos quedando con el soporte colgando en mitad de una ruta.

Esta es una avería típica del desgaste del cuadro en la zona del propio agujero (si es uno nuevo o esta en garantía nuevo id a vuestro establecimiento a que os lo sustituyan cuanto antes), pero no por ello debemos desecharlo o cambiar de bici, todo tiene solución y de una manera más sencilla de lo que creemos.

Muchos de los apaños que circulaban por ahí era era intentar localizar una rosca más grande que ajuste mejor, intentar pegarla con algún tipo de soldadura en frio o adhesivo, ponerle algún tope para que se sujete…

Bien, pues nosotros os vamos a dar con la que creemos mejor, menos invasiva y posiblemente más barata de las soluciónes, utilizando un simple taco de plastico, de esos que utilizamos para colgar algo en la pared y que cuestan unos pocos céntimos, vemos los pasos:

Debemos buscar un taco del grosor que encaje perfectamente en el diámetro del agujero de la rosca, si es muy largo y hace tope contra el otro extremo del cuadro le cortaremos la punta (o lo el sobrante) con cuidado de no deformarlo.

Introducimos el taco en el agujero, golpeandolo cuidadosamente con un elemento no metálico para evitar que se deforme y dañar el resto del cuadro. Una vez colocado, si nos fijamos, los propios bordes del taco protegeran el extremo del agujero, impidiendo que le entre agua o polvo.

Ahora debemos roscar con cuidado el tornillo del portabidones, según lo vayamos apretando, en la parte interior el taco se irá abriendo haciendo tope e impidiendo que en el futuro este se salga.

Como veis, solo se tarda unos cinco minutos y además el precio de un taco de estas carácterísticas es de unos pocos céntimos, ¿podrías repararlo más barato de alguna otra manera?.

El truco ha sido facilitado por Fran de Preparabike.

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Categorias